Murray Rothbard’s ‘War Guilt in the Middle East,’ Spanish Translation

by | Jan 31, 2024

Editor’s Note: This Murray Rothbard article was originally featured in the Spring-Autumn 1967 issue of Left and Right: A Journal of Libertarian Thought, and is republished with permission of the Ludwig von Mises Institute. Credit for the translation belongs to Mamela Fiallo Flor, a writer with the PamAm Post.

Este artículo apareció originalmente en Left and Right: A Journal of Libertarian Thought (Izquierda y Derecha: un diario de pensamiento libertario), primavera-otoño de 1967 y se vuelve a publicar con permiso del Instituto Ludwig von Mises.

El problema con los sectarios, ya sean libertarios, marxistas o globalistas, es que tienden a contentarse con la causa fundamental de cualquier problema y nunca se preocupan por las causas más detalladas o próximas. El mejor ejemplo, y casi ridículo, de sectarismo ciego y poco inteligente es el Partido Laborista Socialista, un partido venerable sin impacto alguno en la vida estadounidense. Ante cualquier problema que pueda plantear el estado del mundo (desempleo, automatización, Vietnam, pruebas nucleares o lo que sea), el SLP simplemente repite, como un loro: “Adopta el socialismo”. Dado que el capitalismo es supuestamente la causa fundamental de todos estos problemas y otros, sólo el socialismo los eliminará, punto. De esta manera, el sectario, incluso si su detección de la causa raíz última fuera correcta, se aísla de todos los problemas del mundo real y, en mayor ironía, se impide tener algún impacto hacia el objetivo final que acaricia.

En cuanto a la culpa de la guerra, cualquiera que sea la guerra, el sectarismo levanta su fea y desinformada cabeza mucho más allá de los estancados alcances del Partido Laborista Socialista. Los libertarios, los marxistas y los gubernamentalistas mundiales, cada uno desde su perspectiva diferente, tienen una tendencia inherente a evitar preocuparse por los pros y los contras detallados de cualquier conflicto determinado. Cada uno de ellos sabe que la causa fundamental de la guerra es el sistema de Estado-nación. Dada la existencia de este sistema, siempre habrá guerras y todos los Estados compartirán esa culpa. El libertario, en particular, sabe que los Estados, sin excepción, agreden a sus ciudadanos, y sabe también que en todas las guerras cada Estado agrede a civiles inocentes “que pertenecen” al otro Estado.

Ahora bien, este tipo de conocimiento de la causa fundamental de la guerra y la agresión, y de la naturaleza misma del Estado, está muy bien y es vitalmente necesario para comprender la condición mundial. Pero el problema es que el libertario tiende a detenerse ahí, y eludiendo la responsabilidad de saber lo que está pasando en cualquier guerra o conflicto internacional específico, tiende a saltar injustificadamente a la conclusión de que, en cualquier guerra, todos los Estados son igualmente culpables y luego seguir con sus asuntos sin pensarlo dos veces. En resumen, el libertario (y el marxista y el partidario del gobierno mundial) tiende a atrincherarse en una cómoda posición de “Tercer Campo”, culpando por igual a todas las partes en cualquier conflicto y dejándolo así. Esta es una posición cómoda porque en realidad no aliena a los partidarios de ninguno de los lados. Ambos bandos en cualquier guerra tacharán a este hombre de irremediablemente “idealista” y sectario fuera de sí, un hombre que es incluso bastante adorable porque simplemente repite como un loro su posición “pura” sin informarse ni tomar partido en cualquier guerra. haciendo estragos en el mundo. En resumen, ambas partes tolerarán al sectario precisamente porque es irrelevante y porque su irrelevancia garantiza que no tendrá ningún impacto en el curso de los acontecimientos ni en la opinión pública sobre estos acontecimientos.

No: los libertarios deben llegar a darse cuenta de que repetir como un loro los principios fundamentales no es suficiente para afrontar el mundo real. El hecho de que todas las partes compartan la culpa última del Estado no significa que todas las partes sean igualmente culpables. Por el contrario, en prácticamente todas las guerras, un bando es mucho más culpable que el otro, y a un bando se le debe atribuir la responsabilidad básica de la agresión, del impulso de conquista, etc. Pero para saber cuál lado es más culpable en cualquier guerra tenemos que informarnos en profundidad sobre la historia de ese conflicto, y eso requiere tiempo y reflexión, y también requiere la máxima voluntad de volverse relevantes tomando partido, atribuyendo un mayor grado de culpa a un lado o el otro.

Así que seamos relevantes; y, con eso en mente, examinemos las causas históricas profundas de la crisis crónica y aguda actual en el Medio Oriente; y hagámoslo con vistas a descubrir y evaluar a los culpables.

La crisis crónica de Oriente Medio se remonta, como muchas crisis, a la Primera Guerra Mundial. Los británicos, a cambio de movilizar a los pueblos árabes contra sus opresores de la Turquía imperial, prometieron a los árabes su independencia cuando terminara la guerra. Pero, al mismo tiempo, el gobierno británico, con su característico doble juego, prometía a la Palestina árabe como “hogar nacional” para el sionismo organizado. Estas promesas no estaban en el mismo plano moral: porque en el primer caso, a los árabes se les prometía su propia tierra libre de la dominación turca; y en este último, al sionismo mundial se le prometía una tierra que claramente no era la suya. Cuando terminó la Primera Guerra Mundial, los británicos optaron sin vacilar por cumplir la promesa equivocada: la del sionismo mundial. Estas promesas no estaban en el mismo plano moral: porque en el primer caso, a los árabes se les prometía su propia tierra libre de la dominación turca; y en este último, al sionismo mundial se le prometía una tierra que claramente no era la suya. Cuando terminó la Primera Guerra Mundial, los británicos optaron sin vacilar por cumplir la promesa equivocada: la del sionismo mundial. Su elección no fue difícil; si hubiera cumplido su promesa a los árabes, Gran Bretaña habría tenido que retirarse elegantemente del Medio Oriente y entregar esa tierra a sus habitantes; pero, para cumplir su promesa al sionismo, Gran Bretaña tuvo que seguir siendo una potencia imperial conquistadora que gobernara la Palestina árabe. No sorprende que haya elegido el rumbo imperial.

Entonces debemos retroceder aún más en la historia: ¿qué era el sionismo mundial? Antes de la Revolución Francesa, los judíos de Europa habían estado en gran medida encerrados en guetos, y de la vida en los guetos surgió una identidad cultural y étnica (así como religiosa) judía distinta, con el yiddish como lengua común (siendo el hebreo sólo la antigua lengua de ritual religioso). Después de la Revolución Francesa, los judíos de Europa occidental se emanciparon de la vida del gueto y luego tuvieron que elegir adónde ir a partir de ahí. Un grupo, los herederos de la Ilustración, eligieron y defendieron la opción de abandonar la estrecha y provinciana cultura del gueto en aras de la asimilación a la cultura y el entorno del mundo occidental. Si bien el asimilacionismo era claramente el camino racional en Estados Unidos y Europa occidental, esta ruta no podía seguirse fácilmente en Europa del este, donde los muros del gueto aún se mantenían. Por lo tanto, en Europa del Este, los judíos recurrieron a diversos movimientos para preservar la identidad étnica y cultural judía. El más prevalente fue el bundismo, el punto de vista del Bund judío, que defendía la autodeterminación nacional judía, incluyendo un Estado judío en las zonas predominantemente judías de Europa del Este. (Así, según el bundismo, la ciudad de Vilna, en Europa del Este, con una población mayoritaria de judíos, sería parte de un estado judío recién formado). Otro grupo de judíos, menos poderoso, el Movimiento Territorialista, desesperado por el futuro de los judíos en Europa del Este, defendía la preservación de la identidad judía yiddish mediante la formación de colonias y comunidades judías (no Estados) en diversas zonas vírgenes y despobladas del mundo.

Dadas las condiciones de los judíos europeos a finales del siglo XIX y principios del XX, todos estos movimientos tenían una base racional. El único movimiento judío que no tenía sentido fue el sionismo, un movimiento que comenzó mezclado con el territorialismo judío. Pero mientras los territorialistas simplemente querían preservar la identidad judío-yiddish en una tierra propia recientemente desarrollada, el sionismo comenzó a insistir en una tierra judía únicamente en Palestina. El hecho de que Palestina no fuera una tierra virgen, sino que ya estuviera ocupada por un campesinado árabe, no significaba nada para los ideólogos del sionismo. Además, los sionistas, lejos de esperar preservar la cultura yiddish del gueto, deseaban enterrarla y sustituirla por una nueva cultura y un nuevo idioma basados en una expansión secular artificial del antiguo hebreo religioso.

En 1903, los británicos ofrecieron territorio en Uganda para la colonización judía, y el rechazo de esta oferta por parte de los sionistas polarizó al movimiento sionista con el territorialista, que anteriormente se habían fusionado. A partir de entonces, los sionistas estarían comprometidos con la mística de la sangre y la tierra de Palestina, y sólo de Palestina, mientras que los territorialistas buscarían tierras vírgenes en otras partes del mundo.

Debido a los árabes residentes en Palestina, el sionismo tuvo que convertirse en la práctica en una ideología de conquista. Después de la Primera Guerra Mundial, Gran Bretaña tomó el control de Palestina y utilizó su poder soberano para promover, alentar e incitar a la expropiación de tierras árabes para uso e inmigración de sionistas. A menudo los antiguos títulos de propiedad turcos eran sacados a la luz y comprados a bajo precio, expropiando así al campesinado árabe en nombre de la inmigración sionista europea. Así, al corazón del mundo árabe campesino y nómada de Oriente Medio llegó como colonos, y sobre las espaldas y las bayonetas del imperialismo británico, un pueblo colonizador mayoritariamente europeo.

Si bien el sionismo estaba ahora comprometido con Palestina como Hogar Nacional Judío, todavía no estaba comprometido con el engrandecimiento de un Estado judío independiente en Palestina. De hecho, sólo una minoría de sionistas estaba a favor de un Estado judío, y muchos de ellos habían roto con el sionismo oficial, bajo la influencia de Vladimir Jabotinsky, para formar el movimiento sionista-revisionista para agitar a favor de un Estado judío que gobernara la antigua Palestina histórica en ambos lados del río Jordán. No sorprende que Jabotinsky expresara gran admiración por el militarismo y la filosofía social del fascismo de Mussolini.

Pero no se podía tolerar la lógica interna del sionismo. En la tumultuosa convención sionista mundial celebrada en el Hotel Biltmore de Nueva York en 1942, el sionismo, por primera vez, adoptó el objetivo de un Estado judío en Palestina, y nada menos. Los extremistas habían vencido. A partir de entonces, habría una crisis permanente en Oriente Medio.

Presionados desde lados opuestos por los sionistas ansiosos de un Estado judío y por los árabes que buscaban una Palestina independiente, los británicos finalmente decidieron retirarse después de la Segunda Guerra Mundial y entregar el problema a las Naciones Unidas. A medida que se intensificaba la campaña por un Estado judío, el venerado Dr. Judah Magnes, presidente de la Universidad Hebrea de Jerusalén y líder del movimiento Ihud, denunció amargamente el “totalitarismo sionista”, que, según acusó, está tratando de poner “a todo el pueblo judío bajo su influencia por la fuerza y la violencia. Todavía no he visto a los terroristas sionistas llamados por sus nombres legítimos: asesinos, hombres y mujeres brutalizados… Todos los judíos en Estados Unidos comparten la culpa, incluso aquellos que no están de acuerdo con las actividades de este nuevo liderazgo pagano, pero que se sientan cómodos con las manos cruzadas…” Poco después, el Dr. Magnes sintió la necesidad de exiliarse de Palestina y emigrar a los Estados Unidos.

Bajo una presión increíblemente intensa por parte de Estados Unidos, la ONU (incluidos unos entusiastas Estados Unidos y la Unión Soviética) aprobó a regañadientes un plan de partición de Palestina en noviembre de 1947, un plan que formó la base de la retirada británica y la declaración de existencia de Israel el 15 de mayo del año siguiente. El plan de partición otorgó a los judíos, que tenían una fracción insignificante de la tierra de Palestina, casi la mitad de la superficie terrestre del país. El sionismo había logrado forjar un Estado judío europeo en territorio árabe de Oriente Medio. Pero esto no es todo. El acuerdo de la ONU había previsto (a) que Jerusalén se internacionalizara bajo el gobierno de la ONU, y (b) que hubiera una unión económica entre los nuevos Estados palestino judío y árabe. Éstas fueron las condiciones básicas bajo las cuales la ONU aprobó la partición. Ambos fueron rápida y bruscamente ignorados por Israel, lanzando así una serie creciente de agresiones contra los árabes de Medio Oriente.

Mientras los británicos todavía estaban en Palestina, las fuerzas paramilitares sionistas comenzaron a aplastar a las fuerzas armadas árabes palestinas en una serie de enfrentamientos de guerra civil. Pero, lo que es más fatídico, el 9 de abril de 1948, los fanáticos terroristas sionistas-revisionistas agrupados en la organización Irgun Zvai Leumi masacraron a un centenar de mujeres y niños en la aldea árabe de Deir Yassin. Cuando Israel obtuvo la independencia el 15 de mayo, los árabes palestinos, desmoralizados, huían presas del pánico de sus hogares y de la amenaza de masacre. Los estados árabes vecinos enviaron entonces sus tropas. Los historiadores suelen describir la guerra que siguió como una invasión de Israel por parte de los Estados árabes, heroicamente rechazada por Israel, pero como todos los combates tuvieron lugar en territorio árabe, esta interpretación es claramente incorrecta. Lo que sucedió, de hecho, es que Israel logró apoderarse de grandes porciones de territorio asignado a los árabes palestinos por el acuerdo de partición, incluidas las áreas árabes de Galilea occidental, la Palestina central-occidental árabe como “corredor” hacia Jerusalén y las ciudades árabes de Jaffa y Beerseba. La mayor parte de Jerusalén –la Ciudad Nueva– también fue tomada por Israel y el plan de internacionalización de la ONU fue descartado. Los ejércitos árabes se vieron obstaculizados por su propia ineficiencia y desunión y por una serie de treguas impuestas por la ONU que se rompieron sólo el tiempo suficiente para que Israel ocupara más territorio árabe.

Entonces, en el momento del acuerdo de armisticio permanente del 24 de febrero de 1949, 600.000 judíos habían creado un Estado que originalmente había albergado a 850.000 árabes (de una población árabe palestina total de 1,2 millones). De estos árabes, tres cuartos de millón habían sido expulsados de sus tierras y hogares, y el resto estaba sujeto a un duro gobierno militar que, dos décadas después, todavía está en vigor. Las casas, tierras y cuentas bancarias de los refugiados árabes que huían fueron rápidamente confiscadas por Israel y entregadas a inmigrantes judíos. Israel ha afirmado durante mucho tiempo que los tres cuartos de millón de árabes no fueron expulsados por la fuerza sino más bien por su propio pánico injustificado inducido por los líderes árabes, pero el punto clave es que todos reconocen la firme negativa de Israel a permitir que estos refugiados regresen y reclamen el territorio y bienes que les fueron quitados. Desde ese día hasta hoy, durante dos décadas, estos desventurados refugiados árabes, cuyas filas ahora han aumentado naturalmente a 1,3 millones, han seguido viviendo en absoluta miseria en campos de refugiados alrededor de las fronteras israelíes, apenas mantenidos con vida gracias a los escasos fondos de la ONU y paquetes de ayuda sanitaria, viviendo sólo para el anhelo de un día regresar a sus legítimos hogares.

En las zonas de Palestina originalmente asignadas a los árabes no quedó ningún gobierno árabe palestino. El líder reconocido de los árabes palestinos, su gran muftí Haj Amin el-Husseini, fue depuesto sumariamente por el antiguo instrumento británico, el rey Abdullah de Transjordania, quien simplemente confiscó las regiones árabes de Palestina centro-oriental, así como la antigua Ciudad de Jerusalén. (La Legión Árabe del Rey Abdullah había sido construida, armada, dotada de personal e incluso dirigida por oficiales británicos colonialistas como Glubb Pasha.)

En cuanto a los refugiados árabes, Israel adopta la actitud de que los contribuyentes del mundo (es decir, en gran medida los contribuyentes de Estados Unidos) deberían intervenir para financiar un vasto plan para reasentar a los refugiados palestinos en algún lugar del Medio Oriente, es decir, en algún lugar lejos de Israel. Sin embargo, es comprensible que los refugiados no tengan ningún interés en ser reasentados. Quieren recuperar sus propias casas y propiedades, punto.

Se suponía que el acuerdo de armisticio de 1949 sería supervisado por una serie de Comisiones Mixtas de Armisticio, compuestas por Israel y sus vecinos árabes. Sin embargo, muy pronto Israel disolvió las Comisiones Mixtas de Armisticio y comenzó a invadir cada vez más territorio árabe. Así, la zona oficialmente desmilitarizada de El Auja fue sumariamente ocupada por Israel.

Dado que Oriente Medio todavía estaba técnicamente en estado de guerra (hubo un armisticio pero ningún tratado de paz), Egipto, a partir de 1949, continuó bloqueando el Estrecho de Tirán (la entrada al Golfo de Aqaba) a todos los envíos israelíes y a todo comercio con Israel. En vista de la importancia del bloqueo del Golfo de Aqaba en la guerra de 1967, es importante recordar que nadie se quejó de esta acción egipcia: nadie dijo que Egipto estaba violando el derecho internacional al cerrar esta “vía navegable internacional pacífica”. (Hacer que cualquier vía fluvial esté abierta a todas las naciones, de acuerdo con el derecho internacional, requiere dos condiciones: (a) el consentimiento de las potencias adyacentes a la vía fluvial, y (b) que no exista estado de guerra entre ninguna potencia en la vía fluvial. Ninguna de estas condiciones se cumplía para el Golfo de Aqaba: Egipto nunca ha dado su consentimiento a tal acuerdo, e Israel ha estado en estado de guerra con Egipto desde 1949, de modo que Egipto bloqueó el Golfo a la navegación israelí sin oposición a partir de 1949).

La historia de agresión continua de Israel apenas había comenzado. Siete años después, en 1956, Israel, unido a los ejércitos imperialistas británico y francés, invadió Egipto conjuntamente. ¡Y con qué orgullo Israel imitó conscientemente la guerra relámpago y las tácticas de ataque furtivo nazis! ¡Y qué irónico que el mismo establishment estadounidense que durante años había denunciado las guerras relámpago y los ataques furtivos nazis se sintiera repentinamente perdido en la admiración por las mismas tácticas empleadas por Israel! Pero en este caso, Estados Unidos, abandonando momentáneamente su intensa y continua devoción a la causa israelí, se unió a Rusia para obligar a los agresores combinados a retirarse del suelo egipcio. Pero Israel no aceptó retirar sus fuerzas de la península del Sinaí hasta que Egipto aceptó permitir que una Fuerza de Emergencia especial de la ONU administrara la fortaleza de Sharm-el Sheikh que domina el Estrecho de Tirán. Es característico que Israel haya negado desdeñosamente a la FENU el permiso para patrullar su lado de la frontera. Sólo Egipto aceptó permitir el acceso a las fuerzas de la ONU, y fue por esta razón que el Golfo de Aqaba se abrió a la navegación israelí a partir de 1956.

La crisis de 1967 surgió del hecho de que, en los últimos años, los refugiados árabes palestinos comenzaron a abandonar su anterior desesperación pasiva y sombría y comenzaron a formar movimientos guerrilleros que se infiltraron en las fronteras israelíes para llevar su lucha a la región de Israel, donde están sus hogares perdidos. Desde el año anterior, Siria estuvo bajo el control del gobierno más militantemente antiimperialista que Oriente Medio haya visto en años. El estímulo de Siria a las fuerzas guerrilleras palestinas llevó a los frenéticos líderes de Israel a amenazar con la guerra a Siria y la conquista de Damasco, amenazas marcadas por graves ataques de represalia contra aldeas sirias y jordanas. En ese momento, el primer ministro egipcio, Gamal Abdel Nasser, que había sido un fanfarrón antiisraelí durante años, pero que en cambio se había concentrado en medidas demagógicas y estatistas que arruinaron la economía interna de Egipto, fue desafiado por los sirios a hacer algo concreto para ayudar: en particular , para poner fin al control de la FENU (y, por tanto, a la continuación del transporte marítimo israelí) en el Golfo de Aqaba. De ahí la petición de Nasser de que la UNEF se marchara. Las quejas proisraelíes por el rápido cumplimiento de U Thant son grotescas, si consideramos que las fuerzas de la ONU estuvieron allí sólo a pedido de Egipto, y que Israel siempre se ha negado rotundamente a tener las fuerzas de la ONU en su lado de la frontera. Fue en ese momento, con el cierre del Estrecho de Tirán, cuando Israel evidentemente comenzó a preparar el escenario para su próxima guerra relámpago.

Aunque alardeaba de la negociación pacífica, el gobierno israelí finalmente cedió a la presión de los “halcones” dentro del país, y el nombramiento del notoriamente belicista general Moshe Dayan como ministro de Defensa fue obviamente la señal para el ataque relámpago israelí que se produjo. Unos días más tarde. Las increíblemente rápidas victorias israelíes; la glorificación periodística de las tácticas y estrategias israelíes; la evidente falta de preparación de las fuerzas árabes a pesar del alboroto; todo esto indica para todos, excepto para los más ingenuos, el hecho de que Israel lanzó la guerra de 1967, un hecho que Israel apenas se molesta en negar.

Uno de los aspectos más repelentes de la matanza de 1967 es la abierta admiración por la conquista israelí por parte de casi todos los estadounidenses, tanto judíos como no judíos. Parece haber una enfermedad profunda en el alma estadounidense que hace que se identifique con la agresión y el asesinato en masa: cuanto más rápidos y brutales, mejor. En toda la avalancha de admiración por la marcha israelí, ¿cuántas personas estaban allí para llorar a los miles de civiles árabes inocentes asesinados por el uso israelí de napalm? En cuanto al chovinismo judío entre la gente llamada “pacifista” de la izquierda, no hay demostración más repugnante de una falta total de humanidad que la mostrada por Margot Hentoff en el periódico liberal de izquierda Village Voice:

“¿Hay alguna guerra que SÍ te guste? Si es así, ¿eres judío? Afortunado. Qué momento para ser judío. ¿Alguna vez has conocido a algún pacifista judío? ¿Conociste alguna la semana pasada?… Además, ésta era una guerra diferente: un tipo de guerra antiguo, un tipo de guerra en la que la muerte daba vida y las muertes árabes no contaban. Qué placer estar, una vez más, a favor de una guerra. Qué sensación tan buena, limpia y saludable animar a esos jeeps que corren por la pantalla del televisor llenos de soldados JUDÍOS duros, delgados, de rostro duro y armados.

“’¡Míralos irse! ¡GUAU! ¡PUM! ¡Ya nada los detendrá!”, dijo un pacifista radical de antaño. ‘¡Este es un ejército de judíos!’

“Otro (cuya mayor contribución al judaísmo hasta ahora ha sido escribir artículos repudiando a Israel y anunciando que el judaísmo está muerto y merece estarlo) pasó la semana confundiendo su nacionalidad. “¿Cómo estamos?”, seguía preguntando. ‘¿Hasta dónde hemos llegado ahora?’”

¡Qué “sensación de limpieza y salud” cuando “¡las muertes árabes no cuentan!” ¿Existe alguna diferencia entre este tipo de actitud y la de los perseguidores nazis de los judíos a quienes nuestra prensa ha estado atacando, día tras día, durante más de veinte años

Cuando comenzó esta guerra, los líderes israelíes proclamaron que no estaban interesados en “ni una pulgada” de territorio; su lucha era puramente defensiva. Pero ahora que Israel se concentra en sus conquistas, después de repetidas violaciones de los altos al fuego de la ONU, canta una melodía muy diferente. Sus fuerzas todavía ocupaban toda la península del Sinaí; se ha tomado toda la Jordania palestina, lo que ha enviado a otros casi 200.000 desventurados refugiados árabes a unirse a sus cientos de miles de camaradas desamparados; se apoderó de una buena parte de Siria; e Israel proclama con arrogancia que nunca, nunca devolverá la Ciudad Vieja de Jerusalén ni la internacionalizará. La toma israelí de toda Jerusalén simplemente “no es negociable”.

Si Israel ha sido el agresor en Medio Oriente, el papel de Estados Unidos en todo esto ha sido aún más desagradable. La hipocresía de la posición estadounidense es casi increíble, o lo sería si no estuviéramos familiarizados con la política exterior estadounidense a lo largo de décadas. Cuando comenzó la guerra, y por un momento parecía que Israel estaba en peligro, Estados Unidos se apresuró a confesar su dedicación a la “integridad territorial de Medio Oriente”, como si las fronteras de 1949-67 estuvieran de alguna manera embalsamadas en las Sagradas Escrituras y debía ser preservada a toda costa. Pero tan pronto como quedó claro que Israel había ganado y conquistado una vez más, Estados Unidos se despojó rápidamente de sus supuestos “principios” preciados. Ahora ya no se habla más de “integridad territorial de Oriente Medio”; ahora todo es “realismo” y lo absurdo de volver a fronteras obsoletas del statu quo y la necesidad de que los árabes acepten un acuerdo general en el Medio Oriente, etc. ¿Cuánta más evidencia necesitamos de que unos Estados Unidos siempre han dado su aprobación? ¿Permaneció entre bastidores, listo para acudir en ayuda de Israel si fuera necesario? ¿Cuánta más evidencia necesitamos de que Israel es ahora el aliado y satélite de Estados Unidos, que en Medio Oriente, como en tantas otras áreas del mundo, ha asumido el manto que alguna vez llevó el imperialismo británico?

Lo único que los estadounidenses no deben dejarse convencer es que Israel es un “pequeño” “desvalido” frente a sus poderosos vecinos árabes. Israel es una nación europea con un estándar tecnológico europeo que lucha contra un enemigo primitivo y subdesarrollado. Además, Israel tiene detrás, alimentándolo y financiando, el poder masivo de innumerables estadounidenses y europeos occidentales, así como los gobiernos Leviatán de Estados Unidos y sus numerosos aliados y Estados clientes. Israel no es un “valiente desvalido” debido a su inferioridad numérica más de lo que lo fue el imperialismo británico cuando conquistó tierras mucho más pobladas en India, África y Asia.

Y así es como Israel ocupa ahora su hinchado territorio, pulverizando casas y aldeas que contienen francotiradores, prohibiendo los ataques árabes y matando a jóvenes árabes en nombre de frenar el terrorismo. Pero esta misma ocupación, esta misma elefantiasis de Israel, brinda a los árabes una poderosa oportunidad de largo alcance. En primer lugar, como se vio con los regímenes militantes antiimperialistas de Siria y Argelia, los árabes pueden cambiar su énfasis estratégico de una guerra convencional desesperada con un enemigo mucho mejor armado a una guerra de guerrillas popular masiva y prolongada. Armado con armas ligeras, el pueblo árabe podría llevar a cabo otro “Vietnam”, otra “Argelia”, otra guerra de guerrillas popular contra un ejército de ocupación fuertemente armado. Por supuesto, esta es sólo una amenaza a largo plazo, porque para llevarla a cabo los árabes tendrían que derrocar todas sus monarquías estancadas y reaccionarias y formar una nación panárabe unida. Pues las divisiones en Estados-nación en el mundo árabe son consecuencia de las maquinaciones artificiales y las depredaciones del imperialismo británico y francés. Pero a largo plazo, la amenaza es muy real.

Por lo tanto, Israel enfrenta un dilema de largo plazo que algún día deberá resolver. O continuar con su rumbo actual y, después de años de hostilidad mutua y conflicto, ser derrocada por la guerra de guerrillas del pueblo árabe. O bien, cambiar drásticamente de dirección, separarse por completo de los vínculos imperiales occidentales y convertirse simplemente en ciudadanos judíos de Oriente Medio. Si lo hiciera, entonces la paz, la armonía y la justicia reinarían por fin en esa torturada región. Existe un amplio precedente para esta coexistencia pacífica. Porque en los siglos anteriores al imperialismo occidental de los siglos XIX y XX, judíos y árabes siempre habían vivido bien y pacíficamente juntos en Medio Oriente. No existe enemistad o conflicto inherente entre árabes y judíos. En los grandes siglos de la civilización árabe en el norte de África y España, los judíos desempeñaron un papel feliz y destacado, en contraste con la continua persecución por parte de los fanáticos del Occidente cristiano. Despojada de la influencia occidental y del imperialismo occidental, esa armonía puede reinar una vez más.

Acerca de Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard hizo importantes contribuciones a la economía, la historia, la filosofía política y la teoría jurídica. Combinó la economía austriaca con un ferviente compromiso con la libertad individual.

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

View all posts

Our Books

libertarian inst books

Related Articles

Related

The Yemeni Mouse That Roared

The picture above is the anti-ship missile employed by the Houthi in Yemen. American taxpayers have spent hundreds of billions of dollars on the world's most advanced naval force. The U.S.-led campaign against the Houthi rebels, overshadowed by the Israel-Hamas war in...

read more
A Critique of Practical Hasbara

A Critique of Practical Hasbara

Immanuel Kant published The Critique of Pure Reason in 1781. It was the same year the Rebel Alliance triumphed at Yorktown, Virginia. The victory at Yorktown made possible the decline of the British “liberal” empire and the eventual rise of Washinton DCs “non-empire”...

read more

Pin It on Pinterest

Share This